FAMILIA: Ericáceas
NOMBRE COMÚN: Madroño
NOMBRE CIENTÍFICO: Arbutus unedo L.

Notas: El Oso y el Madroño del escudo de la Villa de Madrid simboliza la posesión de los árboles por parte del Concejo, quedándose la Iglesia con los pastos y las tierras. (año 1222).

DESCRIPCIÓN:
Arbusto o pequeño árbol de hasta 8 m., con tronco de corteza rojiza y escanosas. Hojas lustrosas, perennes, algo coriáceas y de contorno lanceolado, con bordes aserrados. Las flores nacen en ramilletes terminales, más o menos pedunculadas, de color blanco o blanco-rosado, urceoladas. El fruto es una baya globosa de color rojo en la madurez, con superficie rugosa, comestible y de sabor agradable.

HÁBITAT:
Es elemento característico de los bosques mediterráneos, preferentemente sobre suelos descarbonatados. Es sensible al frío, por lo que no excede el piso mesomediterráneo y relativamente exigente en humedad, por lo que acompaña al encinar sólo en sus estaciones húmedas. Tras la degradación de éste, forma bosquetes conocidos como madroñales.

USOS Y APLICACIONES:
Aplicaciones culinarias:
Los frutos, aunque comestibles en pequeñas cantidades, resultan muy indigestos. Se utilizan para fabricar un licor hecho con aguardiente.

Componentes activos:
La corteza contiene tanino. Las hojas y los vástagos jóvenes contienen además el glucósido unedol. Los frutos maduros contienen porcentajes de ácido málico, pectina y azúcar invertido.

Aplicaciones terapéuticas:
Se utilizan corteza y hojas (para este fin, no se utilizan los frutos). Tomadas en infusión, sus hojas y su corteza cortan la diarrea. Una decocción de hojas (hervir durante 10 minutos la cantidad de 25 gr en 1/2 litro de agua) combate la oclusión del hígado.

Curiosidades:
Las hojas de Madroño se empleaban contra la Peste. Algunos autores piensan que el escudo de Madrid refleja una ciudad saludable, pues las 7 estrellas (número mágico) simbolizan la pureza de Madrid (que por su buen clima estaba libre de Peste). Esto junto al Madroño formaban el escudo.